Por qué utilizar una faja para cuidar una hernia inguinal


La hernia inguinal es el tipo de hernia más frecuente en hombres. De hecho, se estima que un 75 % de las hernias se desarrollan en el área inguinal. Por ello, es importante que conozcas cómo pueden tratarse para reducir las molestias que pueden ocasionar. Un método eficaz es, sin duda, el uso de una faja enfocada a ello, y por esto mismo te contamos los beneficios que puede aportar.
¿Por qué surge una hernia inguinal?

Se produce cuando una parte del intestino delgado se introduce en el canal inguinal, dando como resultado un bulto visible y molesto, sobre todo al hacer movimientos como agacharse o toser.
Beneficios de utilizar fajas para las hernias inguinales

Si la hernia no es especialmente grande (pues requeriría una cirugía), el uso de la faja es altamente recomendable por distintas razones.
Reduce su crecimiento

Con una faja que comprima la zona inguinal donde se aloja la hernia, podrás evitar que esta crezca más y cause más dolor. Así, te sentirás más cómodo y tendrás más seguridad a la hora de realizar movimientos con los que podrías notar algo de dolor.
Mejora la circulación

Al ejercer el control adecuado sobre la hernia, los canales de circulación también se verán beneficiados. La hernia dificulta el paso de la sangre, y lo que hará la faja es optimizarlo para conseguir una correcta circulación que llegue a todo el cuerpo.
Controla los movimientos desde fuera

Es decir, las fajas inguinales ofrecen un control externo de la hernia, por lo que podrás modular dicha faja acorde a tu comodidad, apretándola o destensándola dependiendo de tu situación. Con esto, tú tendrás el control sobre la hernia y podrás ajustar la faja a tus necesidades, sin sentir molestias innecesarias.
No se notan cuando están puestas

Muchas veces, la principal razón de no ponerse una faja es porque se cree, equivocadamente, que esta abultará y que los demás notarán que la llevas puesta. Sin embargo, esto no es así, ya que lucen como una prenda interior cualquiera, ofreciendo incluso más comodidad que una prenda convencional, por lo que no debería suponer ningún problema.
Moldea los glúteos

Debido a su diseño de vanguardia, la faja inguinal es capaz de moldear el glúteo de forma natural. Con esto, no solo controlarás la hernia, sino que puedes mejorar tu postura general y ayudar, de paso, a tu cadera o a tu espalda entre otros. Mucho mejor que la creencia de que colocar almohadas sobre el tejido es beneficioso, ya que no es cierto y puede dañarlo más aún de lo que ya está.
Sirve para operados y para no operados

En efecto, la faja tiene que ser utilizada por personas con hernias reducibles, pues no necesitan una operación a corto plazo. Por otra parte, personas que sí han requerido de ayuda quirúrgica y han sido operadas también pueden utilizarlas para controlar las hernias y asegurarse de que no irán a peor. 
En conclusión

Es de suma importancia el uso de una faja para tratar una hernia inguinal. Lo agradecerás tanto a corto como a largo plazo.